Seleccionar página

Estar reportado en las centrales de riesgo es un dolor de cabeza para cualquier colombiano, no importa su estrato social. Debido a que, este reporte genera barreras para el acceso a crédito, a un alquiler de vivienda, y en ocasiones, incluso, problemas al momento de conseguir empleo.

La existencia de las Centrales de Riesgo, tiene una plena justificación, precisamente deben conservar el equilibrio del sistema financiero, y que este no vaya a colapsar por el incumplimiento sistemático de las personas, en ese sentido, es un mecanismo para que el resto de actores dentro del sistema, conozcan de primera mano, los hábitos de pago, que tienen las personas, y el riesgo de realizar un préstamos a dichas personas debido a su capacidad de endeudamiento. 

El reporte negativo, sin duda, es necesario para cumplir con dichos fines, en la lógica del sistema financiero, de hecho, está basado en los principios de Basilea, de la banca.

Sin embargo, nos encontramos con otra cara de la moneda, colombianos que en algún momento de su existencia estuvo reportado en las centrales de riesgo, debido a que cayó desempleado, no tuvo ingresos para pagar sus deudas, pero qué, sin embargo, pasada la situación, pudo nuevamente, ponerse al día con sus obligaciones.

Pero en el peor de los casos, estará reportado cuatro años, y si le va bien, estará reportado por el doble de la mora.